El Temor a Dios

Para comprender que es el Temor a Dios debemos conocer primero que significa “Temor”, que significa “miedo” y cuál es la diferencia entre ambos.

¿Qué es el miedo?

Lo podemos definir como una sensación la cual se desarrolla al ver o imaginar algo peligroso y horrendo que nos podría suceder a nosotros, a alguien o algo.

 Al miedo le podemos atribuir muchos sinónimos, por ejemplo: Pánico, Terror, fobia, entre otros.

¿Qué es el Temor?

Es una conducta o acción producto del amor y se manifiesta como reverencia y respeto.

Ejemplos de la vida en cuanto al Miedo y al Temor

Ejemplo del Temor en una relación de Padre e Hijo

Cuando en una relación un hijo es obediente a su padre solo por el castigo o por la amenaza de un castigo eso es “Miedo”.

Pero cuando un hijo es obediente a su padre no por miedo al castigo sino porque no quiere defraudar a su padre, es decir no quiere afectar la relación que hay entre él y su padre, entonces es cuando un hijo tiene “Temor”.

Porque el miedo responde en hacer las cosas por evitar un castigo mientras que el temor actúa a través del amor en forma de reverencia tratando de que sus actos y comportamientos no dañen esa relación hermosa.

Ejemplo del Temor en una relación de Esposos

En una relación de esposos ambos conocen lo que a la pareja le agrada y lo que no le agrada por lo tanto cada uno trata la manera no solo de no hacer algo que le desagrade a su pareja sino que también le gusta hacer cosas que le agraden, acciones o actitudes que mejoren la relación y cuando se siente que ha pasado un tiempo sin hacer dicha acción le preocupa volver hacer algo que le siga agradando no por miedo a su pareja sino por temor de que su relación se vea afectada o disminuya esa llama del amor.

Un claro ejemplo sería cuando el esposo ha terminado de ducharse y deja su ropa interior tirada por todos lados y ella le dice que le desagrada esa acción porque muy fácilmente podría tirar la ropa en la cesta y ser mas ordenado y el trata la manera de ser mas ordenado no por miedo a golpes sino por temor de hacer sentir mal a su esposa y que eso dañe su relación.

Si este mismo ejemplo fuera lo contrario, que aun sabiendo que a su esposa le desagrada que el deje la ropa sucia tirada, significa que ha perdido el temor de que la relación siga marchando bien. Le da igual si se enoja o no, si su relación con su esposa se ve afectada no le importa, solo hace lo que le place.

Y lo mismo acurre cuando se trata de nuestra relación con Dios.

¿Qué significa EL TEMOR A DIOS?

Con todos los ejemplos que hemos visto anteriormente y al compararlo con nuestra relación con Dios creo que está más que claro de lo que trata el temor de Dios.

Sin embargo vamos a traducir esas similitudes también con ejemplos.

En Mateo 10:27-28 encontramos a Jesús enseñando de la palabra de Dios y les decía que no hay que tener temor del hombre,  mas bien tener Temor de Dios, porque los hombres aunque pueden matar el cuerpo no pueden dañar el alma, pero Dios tiene el poder de destruir no solamente el cuerpo sino también el alma en el infierno.

Aquí vemos a Jesús interpretando algo que a muchos no les gusta oír “destrucción del alma en el infierno” y aunque es algo de tener miedo (porque da terror solo pensar en el infierno) Dios no quiere que le sigamos solo por miedo de no ir al infierno, sino porque le amamos y nos gusta estar en su presencia y no queremos que esa relación se vea afectada con nuestra desobediencia o mal comportamiento.

Creo que ningún padre se sentiría bien si su hijo le obedece solo por miedo al castigo, sino que a todo padre le agrada que su hijo sea obediente porque ama a su padre y porque quiere enorgullecer a su padre.

Lo mismo ocurre cuando un hijo de Dios tiene Temor de Dios en su corazón. Trata de cuidar su conducta, sus palabras, su forma de tratar a las personas y trata de hacer lo que su padre celestial le dice a través de su palabra (la biblia) no por el simple hecho de no querer ir al infierno sino porque ama su relación con Dios y no quiere defraudar al su padre ni mucho menos dejar de sentir su presencia a causa de su mala conducta.

El Temor a Dios se activa en la vida del creyente como una alarma ya que todos sufrimos tentaciones todos los días y afrontar esas tentaciones y salir victoriosos de ellas requiere que tengamos temor de Dios en nuestro corazón. El temor a Dios te indica cuando estas en una situación que puede afectar tu relación con Dios y te da la sensación que eso es incorrecto y te incomoda a tal extremo que no permites que la tentación se apodere de ti y caigas en pecado.

Por ejemplo vemos en Génesis la historia de José en Egipto en casa de Potifar. José era un varón hermoso era mayordomo en la casa de un principal de Egipto llamado Potifar el cual tenía una mujer muy hermosa. Y dice la biblia que cuando José se encontraba solo en casa la mujer de Potifar procuraba seducir a José y dormir con él,  pero José siempre se reusó y decía: “como he de cometer este pecado contra Dios y contra mi amo Potifar, el cual me ha confiado todo aquí en su casa” y José siempre huía de la mujer de Potifar y nunca calló en la tentación.

¿Por qué  José no calló en la tentación de tomar la mujer de Potifar? Pues la razón es simple, es porque José tenía temor de Dios en su corazón y eso no le permitía pecar contra Dios, el temor a Dios era algo que lo incomodaba y aunque era hombre con debilidades como todos, José no callo en la tentación porque no le gustara esa mujer (porque ella era hermosa) sino porque el Temor a Dios era más grande que cualquier tentación.

Pero cuando un creyente peca deliberadamente es porque ha perdido el Temor a Dios y eso como toda desobediencia trae consecuencias.

Pero los que tienen temor a Dios en sus corazones hacen siempre lo correcto delante de Dios, comparten la palabra, asisten a las reuniones de su Iglesia lo más que puedan, luchan día con día en hacer la voluntad de Dios y Dios los mantiene de victoria en victoria y de triunfo en triunfo.

¿Y tú?  … ¿Tienes Temor de Dios en tu Corazón?

Hemos llegado al final de esta predica si quieres aprender mas de la palabra de Dios a travez de esta pagina, te invitamos a visitarnos con frecuencia, que nos sigas en nuestra pagina de Facebook: www.Facebook.com/predicasyreflexiones

Déjanos tus comentario para saber tu opinión sobre esta predica, o cualquier duda que tengas.

También te invitamos a compartir esta predica en tus redes sociales favoritas o grupos de Facebook para ayudarnos a difundir la palabra de Dios y de este modo tu también estarás colaborando con el reyno de Dios para que la palabra llegue a mas lugares.

Nos vemos en la próxima predica, Dios te bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *